Cómo ayudar a una persona con depresión y ansiedad

Cada vez hay más personas con depresión y ansiedad. Distintos estudios muestran que casi una de cada 10 personas sufre de depresión y que 4 de cada 10 padece ansiedad.

¿Cómo es posible que tanta gente sufra estas dolencias sin que seamos conscientes de ello? Porque muy a menudo es una enfermedad que se vive en silencio. 

La pregunta que nos hacemos ante la prevalencia de la depresión y ansiedad es, ¿puede alguien cercano estar sufriendo depresión y ansiedad? Es probable que así sea. 

Si conocemos a alguien cercano que tenga depresión o ansiedad, generalmente ante tal circunstancia nos activamos y queremos ayudarlos pero ¿cómo ayudar a una persona con depresión y ansiedad?

Nuestro equipo de expertos nos comparte los tres pasos básicos que te van a orientar para poder actuar en caso que alguien cercano esté sufriendo depresión y ansiedad.

 

Reconocer su dolor

Hemos explicado anteriormente que la depresión y la ansiedad son dos enfermedades que pasan desapercibidas en nuestro día a día. Las personas que las sufren pueden llegar a hacer su vida con cierta normalidad. Cuando comparten su dolor, los mensajes que reciben de su entorno acostumbran a ser “no pasa nada”, “ya estarás mejor” o “céntrate en las cosas buenas”. Cada mensaje en esta dirección aísla y aleja a la persona con depresión y ansiedad. ¿Cómo ayudar? Reconociendo el sufrimiento, diciéndole “cualquier persona que haya vivido lo que tú, estaría igual” o “esta vida tiene etapas realmente duras”. La persona se sentirá escuchada y comprendida, dejarás de ser un extraño y te abrirá las puertas de su sufrimiento.

 

Metas pequeñas

 Una vez hayas conectado con la persona que sufre depresión y ansiedad proponle metas pequeñas, fáciles y sencillas. Otra fuente de distanciamiento entre seres queridos es no llegar a comprender que la persona muestre dificultades para hacer tareas que anteriormente hacía sin problemas. Algunos ejemplos son, en depresiones severas, no poder levantarse de la cama o extrema dificultad para vestirse. Teniendo presente esta situación, en personas con depresión y ansiedad, es importante adaptar los objetivos a tamaños realizables para ellas con tal de evitar que haya sensación de impotencia.

 

Prevención de recaídas.

Si has conseguido conectar con la persona y habéis empezado a andar en el camino de la recuperación debes tener muy en cuenta este tercer paso. Ser conocedores, sobretodo la persona con depresión y ansiedad, que se darán pasos hacia atrás; esto es normal y es mejor saberlo de antemano. En caso de no tener presente esta evidencia pueden inundar los sentimientos de derrota y frustración, además la posibilidad de quedarse con la sensación que nunca se podrá salir de esa situación.

Con estos tres pasos deberías tener las herramientas iniciales para saber cómo ayudar a una persona con depresión y ansiedad.

Estos pasos cubren la intervención psicoterapéutica, para una pronta recuperación es importante tener presente la línea farmacológica. La OMS describe que el tratamiento para la depresión puede estar formado por la combinación de fármacos e intervención psicoterapéutica.

Si la situación se alarga es importante acudir a un profesional. En Mas Ferriol tenemos especialistas en el tratamiento de depresión y ansiedad. Te atenderán y te propondrán la mejor opción para resolver tu situación. Llámanos sin compromiso.

Autor: Miquel Pallarès

Referencias bibliográficas

 

Llámanos y te ayudaremos de manera personalizada.

Nuestro equipo de profesionales te orientará sin ningún compromiso.

Llamar ahora