Autoeficacia

AUTOEFICACIA

Delante de un desafío, ¿percibes que podrás con él y conseguirás el objetivo?

Si la respuesta es , es que tienes una autoeficacia alta para esa meta o tarea específica y confías en tus capacidades para lograrla. 

Si por el contrario, crees que ese reto es demasiado difícil o no confías en tus habilidades para conseguirlo, tienes una percepción de autoeficacia baja.

La autoeficacia, o las creencias en tus habilidades para tratar con las diferentes situaciones que se presentan, juega un rol importante no solamente en la manera de sentirte respecto a un objetivo o tarea, sino que será determinante para conseguir o no las metas en tu vida.

La autoeficacia se puede mejorar de distintas formas a través de ejercicios como: recoger pruebas empíricas (comprobando que vas consiguiendo los pequeños objetivos que pones en practica), eliminar creencias irracionales (pensando en contrargumentos para las creencias irracionales, etc.) y emprender acciones de autoeficacia.

En esta publicación de hoy en nuestro blog nos centraremos en como emprender acciones de autoeficacia a través de 7 recomendaciones que hemos extraído de la web CogniFit: Salud, Cerebro & Neurociencia:

  1. Si tienes la autoeficacia muy dañada, proponte primero pequeños objetivos a corto plazo. Estos no deben ser muy difíciles de cumplir. Incluso pueden ser los primeros objetivos dentro de objetivos más grandes y a largo plazo. De esta manera podrás ir viendo tu progreso y verás que eres capaz de acercarte a tus metas.
  2. Si no sabes cómo aproximarte a tus objetivos, desmenúzalos. Define bien lo que quieres lograr y crea un plan de acción para ello, con lo que necesitas y lo que ya tienes para lograrlo.
  3. Celebra tus logros siempre. Date algún capricho y di para tí mismo “estas satisfecho/a con lo que has logrado”.
  4. Nunca infravalores lo que consigues. Los logros, por pequeños que parezcan, siempre son de admirar y de reconocer.
  5. No te compares con los demás. Muchas veces nuestra autoeficacia se ve mermada porque vemos que otros consiguen cosas que a nosotros nos resulta muy difícil. No desesperes. Cada persona tiene sus propias habilidades y sus propias experiencias.
  6. Aléjate de la gente que te critica, te hunde e infravalora todo lo que haces. Esto está dañando tu autoeficacia, te inutiliza y te bloquea. Rodéate de gente que valora tu esfuerzo y te anima aprender, crecer y conseguir lo que te propones.
  7. Ten la visión de que los retrocesos o errores son oportunidades para aprender y ser más fuerte. Fallos los tiene cualquiera. No dejes que eso te aleje de tu camino. No existe un camino perfecto. Los errores son parte de él.