Algunos pacientes de los últimos años muestran cuadros de dependencia a sustancias como la ketamina, el MDMA, la codeína, la metadona ... Es importante señalar el aumento importante de demandas de tratamiento de personas adictas a los derivados del cannabis, que fuman grandes cantidades cada día y presentan cuadros de pérdida de memoria, desmotivación, fracaso académico o laboral ...

También ha aumentado claramente el número de personas adictas a medicamentos ansiolíticos, a menudo mezclados con alcohol, que los provocan un gran deterioro físico y psicológico.